Home » Restaurante Pujol

Restaurante Pujol

El restaurante Pujol, del reconocido chef Enrique Olvera, ha estado en los últimos años constantemente en el top 10 de los mejores restaurantes de latinoamérica y dentro de los 50 mejores restaurantes del mundo, según varias publicaciones internacionales. En México, constantemente reconocido como el no.1 y compitiendo siempre con Biko, Quintonil, Rosetta, Merotoro, Nicos y Maximo Bistrot.

Desde el año pasado quería ir. Trabajé en la misma calle donde se encuentra Pujol durante casi 2 años, pero por X o Y razón no se me ocurría hacer una reservación. En cambio, sí fui varias veces al otro restaurante del chef Olvera, llamado simplemente “Eno”, que es muchísimo más casual.

El aniversario número 10 con mi Significant Other lo quería celebrar en el mejor restaurante de México… creí que una semana previa sería suficiente para reservar. Pobrecilla de mi. Historia corta: terminamos en el restaurante giratorio del WTC de la Ciudad de México.

Un año después, dije “bueno, unos 15 días antes será suficiente ¿no?” nah, ilusa.

Terminé reservando para el cumpleaños de mi SO con 3 meses de anticipación y por fin conocí el dichoso y famoso restaurante Pujol.

Al llegar al restaurante

Pujol se encuentra en la calle de Petrarca, entre Horacio y Homero, a un lado de “Eno”.

Había pasado incontables veces por fuera de Pujol, era chistoso. A la hora de la comida siempre había camionetas blindadas y carros deportivos carísimos, siempre había guardaespaldas esperando y mucha seguridad en general, pero el lugar no tiene ni un sólo letrero o algo que indique que ahí existe un restaurante. De noche se siente más raro llegar a un lugar así, sin indicación alguna.

“Señorita ¿tiene reservación?” y mi reacción interna: “¡PPPFFTTT!, ¡¿QUÉ SI TENGO?!” pero realmente dije “Sí, pero está hasta las 9:30 ¿puedo esperar adentro a que llegue la otra persona?” y me abrió la puerta.

El restaurante Pujol es de muy pocas mesas, muy privado. Al principio creí que era muy tranquilo, pero en el momento en el que se llenó, el ruido / la acústica del lugar no te permitía mantener una plática tranquila de cara a cara, aturdía y molestaba.

Pedí un cocktail de mezcal con limón, jamaica y jugo de toronja en lo que esperaba. Fue de mis cosas menos favoritas, ya que estaba bastante cargado y no tenía tanto sabor a lo demás. Estaba adornado con un limón volteado…¿”original”? no sé, pues no, lo siento, no esperaba eso del mejor restaurante de México…PERO no podía juzgar a Pujol sólo por un cocktelito.

pujol_bebidas_drinks

 

Los 6 tiempos de comida en Pujol

Ya había leído que a pesar de que las porciones son pequeñas, Pujol no te deja con hambre. El menú consta de 6 tiempos, empezando con snacks vegetarianos y terminando algo llamado “Final feliz”. Todo estaba muy bien descrito excepto ese Happy Ending, así que sería toda una sorpresa.

pujol_snacks_food
Primer tiempo, snacks, en el restaurante Pujol

El primer tiempo, la parte de “snacks” tenía una lista de 5 diferentes cosas. Ya que nos ve la cara de confundidos, es entonces cuando nos dice la mesera “todos estos platillos son parte del snack, les traemos todos”. Ok, ok, yo amo los snacks, no hay problema. I can handle this.

  • Bocol Huasteco
  • Chileatole (buenisimo)
  • Tostada de chía
  • Elote tierno con mayonesa
  • Crudo (al principio no sabiamos a que se refería, luego nos dice la señorita que era Sashimi en aguachile y salsa de jengibre con no se que más).
pujol_sashimi
Sashimi del restaurante Pujol

Para los siguientes tiempos yo elegí:

  • Lengua en consomé.
  • Taco de barbacoa.
  •  Pesca del día.

El 5to y 6to tiempo eran mole viejo y el happy ending.

Tongue in broth

Desde que terminé los snacks ya me había llenado, pero la lengua en consomé es todo un tema personal y delicado. Soy de Sonora y allá mi mamá hace unos tacos de cabeza y de lengua que le quedan riquisisisisisisisisisisisisimos; no le agrega muchas cosas, pero siempre hace que quede en su punto. Yo llevo al menos un año completo tratando de cocinar la lengua así, pero siempre me arrepiento por que hay que dejarla cocinando toda la noche y etc, etc de excusas. El asunto es que traía un antojo tremendo desde hace meses por unos buenos tacos de lengua que vendieran en la Ciudad de México.

Yo se que muchos dirán que no puedes comparar la comida de tu mamá con la de un chef…but whatever.

pujol_food_tongue_broth
Tongue in broth – Lengua en consomé del restaurante Pujol, tal como lo sirvieron.

Este era un consomé con un sabor muy fuerte a cilantro y chile, espesito, la carne de la lengua estaba cortada en rectángulos pequeños. Sí, fue toda una experiencia y estaba delicioso, pero -no es porque sea mi madre- prefiero los tacos de lengua como los hace ella, sencillitos y deliciosos.

Me llevaron dos tortillas echas a mano…y como si no me acordara de todo lo que elegí, le pedí más tortillas a la mesera. Maldita decisión, no lo hagan (:D).

Taco de barbacoa

Sí, muy rico, mucho sabor, pero me pareció que era algo light para gringos. Nos pusieron una salsita que era más tomatito picado que otra cosa…tal como les gusta a ellos. La tortilla se me deshizo y empecé a hacer mi cochinero por todo el plato, digno de mi. Mi SO pidió tartar de tasajo, muy rico, pero estaba mejor el taco de barbacoa.

pujol_tacos
Taco de barbacoa en tortilla de hoja santa (creo) del restaurante Pujol.

Pesca del día confitada, tomate riñón, pasilla mixe, mayonesa de aguacate, mojo de ajo y cilantro (y adornado con una hoja santa).

Varios platillos estuvieron decorados con esta mayonesa de aguacate que yo nunca había probado, esta pesca del día no era la excepción. Me pareció increíble y deliciosa, fue de las cosas que más voy a recordar.

La pesca del día era lobina (hmmm, otro tema de mi rancho).

Supongo que esa es la magia de toda la mezcla de ingredientes y especias de los platillos de Olvera, que lleva poco a poco a diferentes partes de México.

Mole viejo vs. Mole nuevo

Esta parte no la esperábamos.

Era un plato grande y redondo, con un circulo de mole nuevo y rojito sobre un circulo de mole viejo que se veía más oscuro. La mecánica era que probaras la diferencia de sabores de un mole recalentado vs uno nuevo.

No soy muy fan del mole y a ese punto ya me sentía como una ballena, así que desgraciadamente no me lo acabe, pero sí, sí estaba rico.

HAPPY ENDING!

Uno piensa “¡Oh bueno! ¿que nos traerán?, ¿una rica crepa con chile, un helado de gusano tequilero, un pie de chile guajillo o qué?”.

No. La cosa no es tan sencilla. Hay que comer pre-postre.

¡Caray!…he desayunado tres veces, pre-desayuno casi diario, pero nunca había hecho un pre-postre.

El pre-postre, no enlistado en el menú, era un pequeño y hermoso nigiri con un lichi encima y sabor a coco.

En ese momento sólo nos quedaba espacio en la panza para respirar… y de repente llegan las meseras con un set de postres.

  • Un churro con azúcar y canela, enrollado, para ambos.
  • Para cada quien: chocolate oaxaqueño preparado con agua, una bola de helado de aguacate espolvoreado con cacao y una galletita con crema de no se qué (equis).

Mi SO amó el helado de aguacate. Muy, muy, muy rico.

Yo ya no podía más. Llegó un punto en el que nomás estaba jugando con la comida.

Me derrotó. 6 tiempos de comida que fueron como 15. 

Y finalmente todo terminó.

$1650 pesos por persona, IVA incluido. Bebidas de 360 pesos, cervezas de menos de 100 pesos (al menos).

Y sí, fue toda una experiencia.

Regresamos a nuestro departamento… completamente llenos, derrotados, anestesiados por la cantidad de comida. Le di un beso en la frente a mi SO antes de dormir, para mi sorpresa, había quedado impregnado al aroma del lugar… entre hoja santa, guajillo con cilantro, comino, conejo en pasilla, no sé.

¿Volver al restaurante Pujol?

Sí, definitivamente. Sabemos que Enrique Olvera se seguirá esforzando por dar experiencias interesantes.

No se cuando regrese, quizás haya que esperar otros tres meses.

Lo que no sé es si deba traer a mi mamá o a mi papá, ya los estoy escuchando… “¡¿QUÉ?! ¿$1650 pesos por unos tacos de barbacoa y un consomé de lengua?”.

 

 

 

 

 

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *